14/8/14

Miguel Veyrat. Pasaje de la noche


Miguel Veyrat.
Pasaje de la noche.
Introducción de Jacobo Muñoz.
Barataria. Barcelona, 2014.

Encomendado a la inolvidable hipálage virgiliana -"Ibant obscuri sola sub nocte per umbram"- Pasaje de la noche es el último libro de Miguel Veyrat, “un poeta solitario” como señala Jacobo Muñoz en el título de su introducción a una obra nocturna y deslumbrante que publica Barataria.

En Pasaje de la noche, como antes en Poniente o en Conocimiento de la llama, por citar solo algunos títulos significativos, arde la palabra que ilumina y traza la arquitectura del universo, porque sola la voz del poeta continúa el trabajo/ de construir la realidad tras la huida/ de los dioses.

La palabra funda así una imagen del mundo desde la intuición ciega del abismo y la fugacidad del río que fluye con su imparable corriente poderosa. Es la misma palabra órfica que dibuja los límites, la que se convierte en conciencia de las pérdidas pero también en lumbre creadora de luz gloriosamente ardida como la que nombró Quevedo, en rosa sin porqué que ignora, como el mirlo, la angustia y la belleza y por eso los dioses nos envidian el vértigo del miedo.


Poesía que es ascenso al abismo, consumación gozosa del tiempo, memoria del futuro en un sfumato de fondo pictórico, poesía que late en la palabra como bruma sin pronunciar, logos en la nada del pasajero impaciente que camina por el horizonte, mirada a la deriva y lamento de los pecios en la noche que nunca llega pero regresa.